google

¿Has buscado tu nombre en Google?

Esta mañana, antes de ponerme a escribir, he buscado mi nombre en Google, un ejercicio que hacía tiempo que no realizaba. Me he googleado. Normalmente, no me paro mucho en este ejercicio. Cuido el posicionamiento de mi web, compruebo que los primeros resultados son mis perfiles públicos y poco más. Hoy me he detenido un poco más. He escrito mi nombre completo haciendo varias permutaciones. Y me he llevado una sorpresa. ¿Has hecho este ejercicio alguna vez? Si no se te ha ocurrido nunca te animo a hacerlo.

En esa búsqueda más pausada, he descubierto una cuenta de Twitter, un perfil de Facebook y un blog a mi nombre que ni siquiera era capaz de recordar. Estaban sin actividad, con solo una publicación en el blog. No es propio de mi, que suelo vigilar con bastante celo mi actividad. Al final he caído en la cuenta. Abrí esos perfiles allá por el año 2012, mientras cursaba un máster en Gestión de Empresa. Una de las actividades que tuve que hacer implicaba el uso de perfiles sociales y, para no usar mis cuentas personales, creé estas nuevas a las que luego abandoné en el olvidó digital. Pienso en esos perfiles como basura que va dejando mi imagen online por ahí. Tengo que eliminarlos.

Afortunadamente, el resultado de mi búsqueda no me ha dado ninguna sorpresa desagradable. Ninguna foto de la que me avergüence, ninguna conversación agresiva en un foro, por ejemplo. Habrá quien esté leyendo esto y me diga algo parecido a: “¿Y qué? Tus redes son tuyas y puedes hacer lo que te de la gana con ellas”. Vale, respeto tu opinión. Efectivamente, tus redes son tuyas y, por eso, tú decides para qué quieres usarlas. Para empezar, te diré que ese ejercicio de googlearme estoy convencida que lo han hecho mis empleadores. Yo lo he hecho cuando he tenido que contratar a alguien. Los equipos de RRHH usan esa herramienta para conocer mejor a los candidatos. Esto es una realidad.

Las herramientas, en este caso las redes sociales, pueden servir para muchas cosas. Para mantenerte en contacto con tus amigos, para desarrollar tu creatividad a través de la fotografía, para comentar la actualidad política o tu serie de televisión favorita. Y también para ayudarte en tu entorno profesional. No importa si tu trabajo está directamente relacionado con Internet o no. La red es el espacio donde hoy en día nos relacionamos social y profesionalmente. Si quieres que aprovechar las posibilidades que te ofrece para ayudarte a crecer, a buscar trabajo, a que te encuentren como profesional, tendrás que cuidar tu presencia.

Mi recomendación es muy sencilla. Elige qué perfiles quieres usar para tu imagen pública y cuáles quieres proteger y dejar para tu entorno privado. Esos en los que puedes decir lo que te de la gana sin que repercuta en tu imagen pública. En los perfiles públicos, cuida mucho la imagen. La foto de perfil, el nombre de usuario que utilizas, el tipo de contenidos que publicas. Todo eso habla de ti. Piensa qué quieres conseguir con esa actividad y por qué actitudes y aptitudes quieres que te conozcan.
En definitiva, no saltes a la red al vacío porque nunca sabes lo que te puedes encontrar por ahí.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Deja un comentario